La historia detrás de uno de los hoteles más conocidos de París

Los comienzos

En 1910, el hotel Lutetia abrió sus puertas gracias a la iniciativa del consejo consultivo de la tienda departamental “Le Bon Marché”, que lo pensó para uso de sus clientes más importantes. Es un edificio emblemático en la historia de París, ya que su diseño refleja la transición del art nouveau, el estilo del momento, al art déco. El hotel está situado en el 45 del Boulevard Raspail, en la zona de Saint-Germain-des-Prés del 6.º distrito de París, y es uno de los más conocidos en la historia de la margen izquierda de París. Los arquitectos de la construcción encargaron al escultor Léon Binet, y posteriormente a Paul Belmondo (padre del actor, Jean-Paul Belmondo), la decoración de la fachada del hotel en el estilo art nouveau, con diseños que semejaban ramas e impactantes detalles florales, todo entrelazado con hojas de vid y racimos de uvas.

Rápidamente, el Lutetia se convirtió en un lugar donde los desconocidos departían junto a los famosos, y donde el arte, la filosofía, la ciencia y la política cobraban vida, de manera discreta y sin ostentación. Allí convivían el intelecto, la experimentación, la creación y el desarrollo de ideas. Poco tiempo después de su inauguración, el éxito temprano del Lutetia se vio interrumpido por la Primera Guerra Mundial, y nuevamente en junio de 1940, cuando el gobierno francés evacuó la ciudad ocupada por las tropas alemanas. El hotel (como muchos otros hoteles palacios en París) fue requisado durante la Segunda Guerra Mundial por las fuerzas de ocupación y se utilizó para albergar, alimentar y entretener a las tropas y los oficiales. En 1944, el Lutetia recuperó su función original, y bajo las órdenes del General de Gaulle, se convirtió en un centro fundamental para las familias y las personas que habían sido desplazadas y que buscaban reencontrarse con sus seres queridos. El hotel llegó a recibir hasta 2000 personas por día.


Celebridades

La margen izquierda de la ciudad es conocida por cultivar avances audaces en literatura, pintura, escultura y danza, y todos los exponentes de estas artes hallaron en el Lutetia un hogar. El hotel está fuertemente asociado a la literatura, y entre los personajes históricos y significativos en el plano de la cultura que vivieron, trabajaron y recibieron visitas en el Lutetia se incluyen André Gide y James Joyce, quien allí escribió el “Ulises”, con la ayuda ocasional de Ernest Hemingway como editor, y más adelante estuvieron Samuel Beckett, André Malraux y Saint-Exupéry.

 Pero también es sólida la relación del hotel con las demás disciplinas artísticas. Picasso y Matisse lo convirtieron en su residencia, Josephine Baker era una visitante habitual, y durante la década de 1950 y después, el hotel y su bar se convirtieron en una pieza clave en el surgimiento y la celebración del jazz. Los dueños del hotel en aquel entonces, la familia Taittinger, frecuentaban asiduamente el famoso bar. Al igual que la destacada champaña que lleva su nombre, el Lutetia era el favorito de una nueva generación de figuras prominentes de los negocios, del gobierno y culturales. De Gaulle, entonces un joven oficial, se hospedó en el hotel durante su luna de miel. En junio de 1940, el General durmió allí la noche antes de su partida rumbo a Inglaterra. Y dejó olvidada una maleta guardada en el sótano hasta la liberación. François Mitterrand fue también un visitante frecuente, y Albert Cohen vivió en el hotel mientras escribía su obra maestra, “Belle du Seigneur”. 

La novela Lutetia de Pierre Assouline, publicada en 2005, transcurre en el hotel, donde cobra vida una gran cantidad de personajes que realmente vivieron o se hospedaron en el hotel durante la guerra, desde 1938 a 1945.
A principios de 2009, el hombre de negocios francés Pierre Bergé (empresario industrial y mecenas), se hospedó algunos meses en el Lutetia mientras su casa era remodelada. Anteriormente, había vivido durante varios años en una suite del Lutetia, decorada especialmente según sus gustos. Es asimismo el cofundador de la marca de alta costura Yves Saint Laurent.
 Sonia Rykiel rediseñó la propiedad en la década de 1980, y el escultor Arman diseñó su propia suite, al igual que David Lynch, otro visitante asiduo del Lutetia, quien tiene su suite en el primer piso del edificio, donde se albergan sus creaciones. Sin embargo, el famoso “lado oscuro” de Lynch no es parte del ambiente de la suite, dado que respetó el estilo art déco del hotel con diseños claros, acogedores y suaves.


All that Jazz

Durante la década de 1950, el jazz es el sonido que da inicio a una época memorable en una ciudad y un hotel que viven y celebran su libertad. Una vez más, el Lutetia se convierte en el centro de la colaboración artística. En ocasiones, músicos destacados como el actor Andy García, huésped del hotel, se sientan frente al piano y tocan hasta altas horas de la noche, tanto por placer propio como para gusto de otros amantes de la música y la noche.
A finales de 1950, Juliette Greco se encontró con otro gran artista francés, fiel visitante también él del hotel: Serge Gainsbourg. Cuando falleció, Eddy Mitchell compuso una canción en estilo blues que forma parte de la música insignia del hotel.


Inspiraciones

El Lutetia es uno de los hoteles más destacados de la historia de París, y en él conviven lo clásico con lo contemporáneo, y las estrellas más jóvenes que lo han incorporado a sus vidas encuentran inspiración en la rica historia del hotel. Esta es la clave de la reforma que realizó Sonia Rykiel, icono de la moda, en la década de 1980. Comenzó con la apertura de su tienda propia en el hotel, y luego recuperó y resaltó la herencia art déco del Lutetia en las habitaciones, la brasserie y el restaurante, acreedor de estrellas Michelín. Y para no quedarse atrás, huéspedes como el escultor Hiquily y el director de cine David Lynch diseñaron sus propias suites. La más grande de todas esas suites es la diseñada por Arman, creador afamado de esculturas monumentales. Durante dos meses por año, esta suite en el hotel es su segundo hogar, cuando visita París para supervisar su taller de fundición.

  • The SET
  • Hotel Cafe Royal - London
  • Conservatorium - Amsterdam
  • Lutetia - Paris
Check In Check Out
1 Room, 2 Adults
Book Now Best Rate Guaranteed
Adults Children
Room
Call
Book a Stay
View map
Close